Calaveritas literarias de nombres

Calaveritas literarias de nombres1El pobre doctor Héctor
Ya se nos pelo
Se veía tan sanito
Que ni adiós nos dijo
Siempre muy sonriente y amable
Aquí sus pacientes lo vamos a extrañar