Calaveras literarias para maestros

Hay pobre maestra Rosario La huesuda vino a buscarla
Se le aparecio en el aula tratado de no asustarla
Cuando ella la miro enfrente del escritorio
La parca le susurro hoy mismo sera tu velorioRosario le dijo con cara triste
Enserio por mi veniste
Mejor vamos a platicar y te contere un buen chiste
No maestra es imposible debo llevarte al panteon
Por los muertitos no hablan y debes darles clases de español
Si contigo he de ir dejame anotar primero los nombres de los alumnos que hoy no vinieron.
Ahora la maestra Rosario se hizo amiga de la muerte
Y juntos hicieron una fiesta para festejar su muerte

La maestra
Estaba la maestra en el salón,
Escribiendo en el pizarrón
Vino la muerte y le dijo
Te echare en un cajón, y vamonos para el panteón

Maestra Laura
Estaba la calaquita tilica y flaquita meneando su calaquita,
y a la maestra Laura se quería llevar
Pero la maestra muy lista que no quería estar en su lista
Corrió y se escondió en el zaguán, y como no la vio
Que se lleva al alumno Iván.

Profesor iran
La calaca presumida vino a buscar un galán
Para llevarlo a su cripta y tenía bien hecho su plan
Llevándose al codiciado y peleado profe irán
Hoy lloran varias calacas, pues ya se les fue su plan
Haciendo traca traca a los muertitos se irán
Reposan en su petaca y en el panteón ahí están

La muerte muy molesta quedo
pues el profe Adolfo la reprobó
muy molesta prometió regresar y llevárselo a su tumba
la muerte vengativa no para de trabajar
en una tumba especial para el profe
Adolfo se preocupó de la venganza
Así que agarro sus chivas y huyo
La muerte solo de él se burlo
Y con mucho hipocresía grito
“No te escondas Adolfito que hasta el fin del mundo llego yo”

La mis Rebeca

La Profesora rebeca siempre muy simpática y risueña
Con una sonrisa enamora a cualquiera
Ella se imagina un novio que la quiera, guapo y alto como ella
La muerte andaba chipi caminaba y caminaba y ni un vaso agua que le dieran.
Necesitaba un apapacho, hasta que el destino se encargo de eso y cruzo sus caminos

La maestra jamás se imaginaba que la muerte por ella muriera.
Que suerte la suya Prof. que hasta la muerte ya se la quiere llevar para su casa
Por ahí dicen que están muy enamorados y que viene todos los días por ella.

Paseando la muerte se encontraba
En la dirección de la escuela
Con muchas ganas de trabajar
Ella creía tener mucha suerte porque nadie la retaba

De pronto se encontró al charro negro,
un hombre muy varonil.
Sin pestañar a la flaca le brillaban los ojos,
La flaca aquella noche no paro de verlo
Mientras ella hacia su luchita a los humanos le regalo mas vida.

SIGUIENTE CALAVERITA: